6 cosas que no sabías sobre las chinches

6 cosas que no sabías sobre las chinches

Si sigues las noticias y has visto toda la atención que han recibido las chinches en los últimos años, podrías pensar que sabes todo lo que hay que saber sobre esta plaga: Se alimentan de las personas mientras duermen, provocan ronchas sin saber de donde han venido, y lo más importante, son -muy- difíciles de eliminar. Pero estos molestos insectos tienen muchos secretos que te sorprenderán.

Las chinches pueden vivir en cualquier lugar

Cuando la mayoría de la gente piensa en chinches, piensa en hoteles o albergues. Pero la verdad es que las chinches pueden vivir en casas unifamiliares, apartamentos, hospitales, dormitorios universitarios, edificios de oficinas, escuelas, autobuses, trenes, cines, tiendas y en cualquier lugar donde se encuentre su alimento: los seres humanos. De hecho, el 90% de las infestaciones que tratamos son en viviendas.

6 cosas que no sabías sobre las chinches

Las chinches no son sólo “bichos de la ciudad

Contrariamente a la creencia popular, las chinches no viven sólo en las grandes ciudades como Barcelona, o en los países del tercer mundo. Se encuentran en todo el territorio. Sin embargo, la incidencia de las chinches de cama es tres veces mayor en las zonas urbanas que en las rurales debido a factores como el mayor tamaño de la población, la vida en espacios más reducidos y el aumento de los desplazamientos, que favorecen la rápida propagación y reproducción de estos parásitos.

Las chinches son resistentes.

Si has sufrido una infestación, esto ya lo sabias 😉 Estas plagas pueden vivir durante varios meses sin comer. Esto significa que pueden permanecer en los muebles, bolsas y maletas durante mucho tiempo hasta que están cerca de un huésped. Además, las chinches pueden sobrevivir a temperaturas desde 2ºC hasta casi 50ºC. Debido a esto, no son una plaga que pueda ser tratada con productos adquiridos en el supermercado o la ferretería. El control de plagas profesional se realiza con productos específicos, no están a la venta al público.

Las chinches son listas

Como instinto de supervivencia, las chinches son escurridizas. Saben que deben permanecer fuera de la vista durante el día, escondiéndose en las costuras de los colchones, en los resortes, en los zócalos, detrás de los mecanísmos eléctricos, en los marcos de los cuadros e incluso detrás del papel pintado. Pero por la noche, la cosa cambia, ya que el dióxido de carbono que exhalamos a menudo las tienta a salir de sus escondites.

6 cosas que no sabías sobre las chinches

Las chinches son insectos de costumbres

Las chinches tienen un patrón de alimentación predecible. Una vez que un chinche encuentra un huésped, generalmente se alimenta durante 5 a 10 minutos hasta que se llena completamente. A veces el patrón de alimentación de las chinches se denomina en broma desayuno, comida y cena, ya que las picaduras se encuentran a menudo en un patrón.

Las chinches son expertas anestesistas

Muchos clientes se preguntan por qué una chinche no despierta a su huésped cuando se alimenta. La respuesta es que los componentes de la saliva de las chinches actúan como anestésicos y promueven el aumento del flujo sanguíneo (anticoagulante) en el lugar de la picadura, haciendo que el proceso de alimentación sea rápido y casi indoloro.

Después de alimentarse, los chinches se retiran a lugares apartados y se esconden durante 5-10 días. Durante este tiempo, no se alimentan sino que digieren el contenido de sus estómagos, se aparean y ponen huevos.

Si tienes una infestación de chinches, no intentes eliminarla por tu mismo. En su lugar, contacta con un profesional en plagas con licencia que esté capacitado para erradicar este tipo de parásitos ¡Solicita información sin compromiso!

Llámanos al 690 87 36 85
¡Comparte esto en tus redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de privacidad