La LEGIONELLA es una Bacteria en la que el hombre ha podido identificar 40 especies, La infección por Legionella se presenta en forma de brotes epidémicos tan conocidos como los que actualmente han sido publicados en todos los medios de comunicación o por casos aislados o esporádicos, y puede ser adquirida en dos ámbitos el hospitalario y el comunitario. Esta enfermedad viene asociada a instalaciones, edificios y equipos de riesgo que constituyen las fuentes de infección como son los sistemas de distribución de agua sanitaria, caliente y fría y los equipos de enfriamiento de agua evaporativos, tales como las torres de refrigeración y los condensadores evaporativos.

La bacteria se encuentra en ambientes acuáticos naturales (lagos, ríos, aguas termales, estanques, etc.) y desde ahí es capaz de colonizar las redes de distribución de agua potable y los sistemas anteriormente mencionados, donde encuentra las condiciones ideales de vida (temperatura entre 20 y 45 ºC, alimento como materia orgánica, lodos, amebas, material de corrosión, y la protección física necesaria).

Si el agua de los equipos en el que la bacteria ha alcanzado concentraciones capaces de producir la infestación del ser humano, es pulverizada en forma de aerosoles (gotas pequeñas inferiores a 5 micras), y transportada por el aire e inhalada por el ser humano, se produce la entrada de la bacteria en los pulmones, siendo las personas de avanzada edad, enfermos de pulmón, fumadores, enfermos con enfermedades crónicas y enfermos con el sistema inmunitario débil, los más propensos a padecer la legionelosis.

Según el Real Decreto “las instalaciones que utilicen agua en su funcionamiento, produzcan aerosoles y se encuentren ubicadas en el interior o exterior de edificios de uso colectivo o instalaciones industriales que puedan ser susceptibles de convertirse en focos para la propagación de la enfermedad son”:

  • Sistemas de agua caliente sanitaria: red y depósitos, acumuladores, calderas, calentadores.
  • Sistemas de agua fría de consumo humano: red y depósitos, tanques, aljibes, cisternas, pozos.
  • Torres de refrigeración.
  • Condensadores evaporativos y equipos de enfriamiento evaporativos.
  • Equipos de terapia respiratoria (respiradores, nebulizadores y otros equipos que entren en contacto con las vías respiratorias).
  • Humidificadores y humectadores.
  • Conductos de aire acondicionado.
  • Piscinas climatizadas con movimiento.
  • Instalaciones termales.
  • Fuentes ornamentales.
  • Sistema de riego por aspersión.
  • Sistemas de agua contra incendios.
  • Elementos de refrigeración por aerosolización al aire libre.
  • Otros aparatos que acumulen agua y puedan producir aerosoles.

Dado el tipo de sistemas tan variados, desarrollar un protocolo para cada uno es muy complejo, así que hacemos referencia al establecido en el RD 909/2001 para torres de refrigeración.


Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted